domingo
mayo 23, 2021
64-0614E
El Raro

Amados Raros:

Mientras al mundo se le hacen roscas para una tuerca, hay un pueblo llamado la Novia, y ella también tiene rosca. Dios ha enviado una tuerca al mundo y Él ha sacado a la Novia de este caos en el que vivimos, hacia la Presencia de Dios. Para el mundo somos llamados Raros, pero para Dios, somos sus tuercas con roscas de la Palabra.

Alabado sea el Nombre del Señor, estoy tan feliz y agradecido por ser una tuerca con rosca para la Palabra de Dios, el Mensaje de la hora. Dios envió a alguien a la tierra para representarlo a Él como Su embajador. Dios, escondiéndose una vez más detrás de piel humana.

Esto está velado del mundo, pero no de Su Novia. Nosotros hemos atravesado ese velo y ahora estamos sentados en la presencia de la Gloria Shekinah comiendo el Maná Escondido de la Mesa de Dios.

La gente piensa que hacemos al Hermano Branham un dios. Ellos sencillamente se encuentran del otro lado de la piel. Pero no están tan lejos de la Palabra de Dios. Ellos piensan que nosotros estamos perdidos, pero sabemos que no lo estamos. De hecho, sabemos exactamente dónde estábamos parados. Sabemos qué tipo de velas hemos izado y qué tipo de viento está soplando. Conocemos nuestra rosca y nuestra tuerca. Él ha salido a plena vista de Sus hijitos.

Tenemos que recordarles constantemente que eso no es contrario a la Palabra de Dios. Cuando Dios envió a Moisés a los hijos de Israel, Dios hizo a Moisés un dios y a Aarón, su hermano, un profeta. De hecho, todos los profetas de la Biblia fueron Dios para el pueblo. Jesús mismo dijo que eran dioses. Él simplemente sigue cambiando Su máscara. Es el mismo Dios todo el tiempo, solo que cambiando Su forma, en morphe.

“Dios escondido detrás de pieles, pieles de tejones, Dios escondido detrás de la piel de un hombre”. ¿Ven? Eso es lo que Él hizo. Cuando Dios se manifestó en el mundo, Él se estaba escondiendo detrás de un velo, detrás de la piel de un Hombre llamado Jesús. Él estaba velado y escondiéndose detrás de la piel de un hombre llamado Moisés, y ellos eran dioses, no Dioses; pero ellos eran Dios, el único Dios, solo cambiando Su máscara, haciendo la misma cosa cada vez, trayendo esta Palabra.

Conforme a la Palabra, Eso es Dios manifestado en el último día entre Su pueblo, para la Simiente elegida, en forma de profeta. No quiere decir que el hombre sea Dios, sino que el don es Dios velado en carne humana.

Cuando la Palabra estaba en Moisés, él era Dios en carne. Cuando estaba en Jesús, era Dios en carne. Lo único que hizo fue cambiar Su máscara, no Su Palabra ni Su naturaleza; por tanto, nuestro profeta tenía la misma Palabra y naturaleza que Dios.

¿Cuáles fueron las últimas palabras que Dios hizo que su profeta escribiera en el Antiguo Testamento?

He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de JEHOVÁ, grande y terrible.

Lo último que Dios hizo que Su profeta escribiera fue que enviaría un profeta poderoso con el espíritu de Elías al mundo, antes del gran y terrible día de Su venida.

¿Cuáles fueron las últimas palabras del Nuevo Testamento, un libro escrito por Dios mismo? Dios usó a un HOMBRE llamado Juan para escribir el libro. Dios usó a un HOMBRE para decirle a Juan qué escribir en el libro. Juan escribió lo que vio y escuchó decir a ese HOMBRE. Entonces Dios usó a un HOMBRE para revelar lo que estaba escrito y escondido en toda la Biblia. ¿Qué hizo Juan?

Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios.

Juan, por segunda vez, se postró para adorar a este HOMBRE. ¿POR QUÉ? Juan vio y escuchó a Dios velado en carne humana, de nuevo. Era una carne diferente a cuando caminaba con Él, dormía con Él, comía con Él, cuando estaba velado en Su otro tabernáculo terrenal, pero para Juan, era Él. Era Dios ESCONDIDO nuevamente en carne humana, o no se habría postrado para adorarlo.

Entonces Dios habla una vez más.

He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

Luego Él habla de Su deidad.

Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

Luego, Sus últimas Palabras para Su Novia:

Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.

Jesús mismo, diciéndole a Su Novia: Soy YO, velado una vez más en carne humana, en Mi ángel que les he enviado. Yo hablaré por medio de él y revelaré TODAS las cosas que han sido escritas y escondidas en mi Palabra. Lo enviaré a todas las iglesias para testificar.

¿Cuál es la MANERA PERFECTA para que ÉL testifique en sus iglesias? ¡¡PRESIONANDO “PLAY”!! Es LA VOZ DE DIOS.

Entonces el profeta le dice al mundo cómo nos sentimos hoy.

Así que yo pienso que muchos de nosotros los adultos pensamos lo mismo. ¡Dios, con piel! Quizá suene como un loco, para el mundo, pero está atrayendo a todos los hombres hacia Él.

Dios, con piel, está atrayendo a todos los hombres hacia ÉL. Como Juan, vemos a Dios en carne humana. Como Juan, no adoramos al hombre, pero ha sido revelado que es Dios hablándole a Su Novia en carne humana, como Él nos dijo que haría. Eso es ASÍ DICE EL SEÑOR.

Vengan a enroscarse a la Palabra de Dios con nosotros, los Raros, el domingo, a las 2:00 p. m. (hora de Jeffersonville), al escuchar a Dios escondido detrás de piel humana, testificarnos y traernos el Mensaje: El Raro (64-0614E).

El Hermano Joseph Branham

 


 

Escrituras para leer antes de escuchar el Mensaje:

I Corintios 1:18-25
II Corintios 12:11

 


Sermones traducidos