domingo, 12 de julio de 2020
65-1204
El Rapto

Queridos Hijos e Hijas manifestados:

Alabado sea el Nombre del Señor por Su Alimento Almacenado. La Novia está disfrutando de un festín diario con Ese Mana Escondido. Mensaje tras mensaje, Él continúa diciéndonos: “Las Cintas, las Cintas, las Cintas; ELLAS son Mi Alimento Espiritual necesario para sustentarlos, pues ustedes son Mi Novia predestinada".

¿Necesitamos más aparte de lo que hay en las Cintas? ¿Hay algo más que necesitemos escuchar? Su mensajero hasta le pidió al Padre que le revelara al pastor con qué alimentar a su Iglesia en su ausencia.

Bendice a nuestro querido pastor tan amado, el apacentador. Rogamos que lo unjas con el Espíritu Santo, de Tu Palabra, y revélales a ellos, y alimenta la manada. Y una vez, no hace mucho, cuando mostraste la visión de este pequeño tabernáculo (acerca de almacenar el Alimento), de que llegaría el tiempo cuando habría necesidad de todo esto.

Las Cintas son el Alimento Almacenado que necesitaría el pastor para alimentar el rebaño. Él debía alimentarlos al decir: “Presionen ‘Play’”.

¿Lo captan? Si fallan, regresen de nuevo a esta cinta. No sé cuánto tiempo más estaré con Uds. Recuerden, ésta es la Verdad del ASÍ DICE EL SEÑOR; es la Verdad, es la Escritura.

Estoy muy agradecido por tener esa revelación y por ser parte del ministerio más grande del mundo: Su Ministerio de las Cintas.

Soy consciente de que le estoy hablando a miles, en la cinta, Uds. saben, y tenemos un ministerio de cintas alrededor del mundo.

Él nos dijo que Dios, antes de que el mundo comenzara, tenía un propósito triple en Su gran misterio secreto. Primero, expresarse a Sí mismo plenamente en Cristo. Segundo, tener preeminencias para expresarse a través de Su Iglesia, que somos nosotros, Su Novia. Y, tercero, restaurar el Reino a su posición debida, que cayó por el pecado del primer Adán.

Ahora esa promesa se está cumpliendo. Cristo ha venido en Su Novia, haciendo las mismas obras que hizo en el principio, y preparándose y cumpliendo Su Palabra. La Cabeza y el Cuerpo están llegando a ser Uno, en obras y en señal y en la Vida, como Él prometió que haría en los últimos días.

Somos Su Novia, el Cuerpo de Jesucristo, y solo podemos escuchar Su Palabra vindicada. Puesto que somos Palabra añadida sobre Palabra, añadida sobre Palabra, lo cual producirá la estatura completa de la Novia del Señor Jesucristo.

Estamos escuchando a Dios manifestado en carne y hablando a Su Novia. Ahora estamos embarazados con Su Espíritu. Cristo está viviendo por medio de nosotros y en nosotros. Nos hemos convertido en prisioneros de nada más que de Su Palabra. No podemos cometer adulterio; ya estamos embarazados con Su Palabra.

La Novia se ha preparado para escuchar La Palabra que se ha provisto para nuestro día. Ha llegado el momento, el Rapto está a la mano y nos estamos convirtiendo en Su victoria.

Mientras nos reunimos el domingo a la 1:00 p. m. (hora de Jeffersonville) y escuchamos Su camino provisto para nuestro día, arreglemos nuestras lámparas y preparémonos al escuchar El Rapto (65-1204).

El Hermano Joseph Branham