domingo, 3 de enero de 2021
61-0108
Apocalipsis Capítulo Cuatro #3

Amados Becerros de la Manada:

He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.

Él ha cumplido Su Palabra como prometió y envió a Su gran profeta Elías para volver el corazón de los hijos hacia los padres. Aquel que se levantará con sanidad en sus alas (campañas de sanidad) y la Novia crecerá como becerros de la manada (solo comiendo alimento almacenado). El que debía restaurar todas las cosas, revelar todos los misterios ocultos y llamar a una Novia.

Hemos reconocido a este gran ángel mensajero y su nombre es William Marrion Branham, y somos esa Novia Palabra a la que él fue enviado a llamar.

Cuando habla, es una carta de amor para nosotros. Es el Aceite dorado del Espíritu; se derrama en su corazón, puesto que no son las palabras de un hombre, sino las mismas Palabras de nuestro Señor Jesucristo, pues Él habla de labios a oídos a Su poderoso profeta para hablar con Su Novia.

Muchos no reconocen quién es él ni comprenden lo cuidadosos que deben ser para decir SOLAMENTE lo que él habla. No añadir o quitarle a su Mensaje.

Él nos dijo que habría muchos que se levantarían y creerían que también fueron elegidos para guiar a la Novia, pero esa dama elegida no será engañada, pues ellos creen exactamente lo que dice el profeta.

Estaremos esperando para que se levante ese grande. Él puede venir en mi día, puede venir en el día de los jóvenes, no sé. Él puede estar entre nosotros ahora, no sabemos. El Espíritu Santo está aquí para guiarnos hasta ese tiempo, luego cuando este líder nos lleve al otro lado él aún estará ungido por el Espíritu Santo; el Elías lo va a estar, por supuesto, que va a venir.

El Espíritu Santo que fue derramado y dado a cada uno de nosotros en el día de Pentecostés nos guiará hacia este gran líder ungido del Espíritu Santo, y ÉL nos dirigirá… ¡¡GLORIA!!

Estamos en los últimos días para culminar el 2020, pero también estamos en los últimos días del fin del mundo y la venida de nuestro Señor Jesús, para llevarnos a nuestra Gran Cena de las Bodas.

¿De qué hemos participado y cuánto hemos visto acontecer este año, como en ninguna otra época de la historia del mundo?

Dios está uniendo a Su Novia. Ella está uniéndose del este y del oeste, del norte y del sur. Hay un tiempo de unión, y es ahora mismo. ¿Para qué se está uniendo Ella? ¡Para el Rapto! ¡Amén! Dios La está preparando. ¡Sí, señor, uniéndose! ¿Con qué se está uniendo Ella? ¡Con la Palabra! “Porque todos los cielos y la tierra pasarán, mas Mi Palabra nunca pasará”. Ella se está uniendo con ASÍ DICE EL SEÑOR, sin importar lo que alguna denominación o alguien más diga. Ella se está uniendo. Ella se está preparando. ¿Por qué? Ella es la Novia. Correcto. Y Ella misma está uniéndose con Su Novio, ¿ven?, y el Novio es la Palabra. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”.

Podemos ver, al leer la Escritura y escuchar la Palabra, que estamos en el fin. Estamos viviendo en los últimos días, la generación que verá a Jesucristo regresar a la tierra. Los santos que nos precedieron anhelaban ver este día, esperaron este día, pero finalmente ha llegado y formamos parte de Éste.

Para este año que viene, dejemos todo a un lado, desesperémonos mucho más y preparémonos para Su venida.

  • Ese es su deber, prepararse. “La Novia se ha preparado”. Las vestiduras están pagas. Están listas, pero usted debe estar preparado para usar esas vestiduras.
  • Él viene por una Novia, una que no tiene que ver con el mundo o las cosas del mundo. Ella está lavada en la Sangre del Cordero. Ella le ha prometido Su—Su amor únicamente a Él. El amor del mundo ha desaparecido y ha muerto para Ella. “Las bodas del Cordero han llegado, y Su Novia se ha preparado”.

Me gustaría que escucháramos los siguientes Mensajes a medida que el año 2020 culmina y nos preparamos para todo lo que Él nos ha reservado para el año venidero.

En la noche del jueves, 31 de diciembre, a la hora que usted elija, escuchemos el Mensaje de la Víspera de Año Nuevo: Apocalipsis, capítulo cuatro #1 (60-1231).

En la mañana del viernes, 1 de enero, a la hora que usted elija, escuchemos el Mensaje de Año Nuevo: Apocalipsis, capítulo cuatro #2 (61-0101).

El domingo, 3 de enero, unámonos a las 2:00 p. m. (hora de Jeffersonville) para escuchar el Mensaje: Apocalipsis, capítulo cuatro #3 (61-0108).

El Hermano Joseph Branham

 


Sermones traducidos

Francés

Español

Portugués

Italiano

Noruego

Rumano

Ruso

Este sermón se escuchó en el Tabernáculo en las siguientes fechas.