domingo, 11 de octubre de 2020
62-1014E
Un Guía

Queridos Unidos:

Qué jubileo está viviendo la Novia mientras nos unimos y escuchamos al Padre hablarnos por medio de Su Manera provista para este día. El gran Dios omnipresente hablándole a Su Novia al mismo tiempo en Alemania, Suiza, África y alrededor del mundo, diciéndonos que somos la Edificación del Tabernáculo vivo de la morada del Dios vivo. Somos Sus hijos e hijas perfectos.

¿Cómo nos convertimos en estos individuos?

Cristo me envió para formar individuos a la estatura de Jesucristo, para que ellos puedan ser la central de energía y el lugar de habitación del Espíritu, por Su Palabra. Es por Su Palabra (¿ven?), para edificar al individuo a ese lugar. No construir una organización para una denominación más grande, sino para levantar al individuo en hijos e hijas de Dios.

Por predestinación, Él nos eligió y nos dio la revelación de a quién envió para guiarnos en el tiempo del fin; para decirnos cómo convertirnos en la morada de Su Espíritu, a fin de que podamos ser partícipes de la misma Naturaleza Divina de Dios.

Simplemente queremos saltar de arriba abajo y gritar a todo pulmón. Vivimos en la Presencia de Dios y comemos diariamente de Su Maná Fresco almacenado.

El Padre siempre ha enviado un Guía para guiar a Sus hijos. Él envió a Su ángel guía, Moisés, para guiar al pueblo. Mientras siguieran esa Columna de Fuego que guiaba a Moisés, estaban bien. Los condujo hasta la puerta de la tierra prometida. Luego envió a Su guía, Josué. ¿Qué le dijo a la gente? “Permaneced cerca detrás del Arca, por cuanto vosotros no habéis pasado antes por este camino”. En otras palabras: “¡¡Permanezcan con la Palabra!!”.

En Su Palabra, Él nos dijo que regresaría y se revelaría a Sí mismo como lo hizo cuando estuvo aquí en Su Hijo Jesús, puesto que tenía muchas cosas que decirnos.

Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

Él prometió que enviaría el Espíritu de Verdad, Su Espíritu Santo, para dirigirnos y guiarnos. Él no hablará de sí mismo, sino de todo lo que oiga directamente del Padre, de eso hablará y se lo contará a la Novia. En otras palabras, Él será Aquel que revelará eso.

Dios siempre ha tenido un guía que lo representa en esta tierra, en todas las edades. El guía tiene entendimiento, cómo ir y qué hacer. Él envía un guía, pero ustedes tienen que aceptar a ese guía. Tienen que creerlo. Tienen que ir de la manera que él dice.

Él los va a mantener juntos. Y si tan sólo le permitimos al Espíritu Santo mantenernos juntos, seremos uno. Si—si tan sólo no le permitimos al Diablo jalarnos hacia el camino equivocado, seremos un corazón, una mente, unánimes, por un Espíritu, el Espíritu Santo, el Guía de Dios que nos guiará a toda la Verdad.

¿Cómo podemos ser una mente, unánimes y un solo Espíritu, a menos que estemos siguiendo al líder provisto por Dios? Dios tiene muchos predicadores, maestros, apóstoles… (Efesios 4:11); hombres de Dios, llenos de Su Espíritu Santo, que tienen un llamado de Dios para apuntar a la gente a Jesucristo y al líder elegido por Dios para el día, "HASTA".

HASTA que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

(Efesios 4:13)

No podemos estar en unidad a menos que nos unamos bajo la Voz de Dios para nuestro día: el guía que Dios envió para representarlo a Él. Aquel que eligió para hablar y decirnos TODAS LAS COSAS. Él prometió enviar a Su gran ángel mensajero para llamar a Su Novia. El que estará parado aquí en la faz de la Tierra un día y dirá: "He aquí el Cordero de Dios".

Vengan, UNÁMONOS a la 1:00 p. m. (hora de Jeffersonville) y escuchemos al Espíritu Santo hablarnos por medio de Su guía prometido para nuestro día y tráenos el Mensaje: Un guía (62-1014E).

El Hermano Joseph Branham

 

Escrituras para leer antes del servicio:

San Juan 16:13
San Marcos 16:15-18
San Juan 1:1 / 16:7-15
Hechos 2:38
Efesios 4:30
Efesios 4:11-13
Hebreos 4:12
2 Pedro 1:21
Éxodo 13:21